Cuando el "estilo de vida" se convierte en una "dieta"

Los cambios saludables en el estilo de vida son un objetivo para muchos de nosotros: ¿quién no quiere dormir mejor, hacer más actividad, comer alimentos más nutritivos y un equilibrio entre el trabajo y la vida? El problema es cuando la atención se centra únicamente en la comida y el ejercicio, lo que para muchas personas significa la búsqueda de la pérdida de peso. Las empresas de productos de dietas se han aferrado al término "cambio de estilo de vida" y se han alejado de las asociaciones potencialmente negativas de "hacer dieta"; sin embargo, sus planes siguen siendo dietas. Este te ayudara a entender la diferencia entre un cambio de estilo de vida saludable y una dieta con consejos para realizar tus propios cambios positivos.
Entonces,

¿Qué es un estilo de vida saludable?

Con un enfoque holístico integrativo, un estilo de vida saludable implica no solo alimentación y ejercicio, sino también higiene de sueño, manejo del estrés y gestión de emociones/traumas.  Cuando las personas hablan de hábitos saludables, tienden a centrarse únicamente en la nutrición y el ejercicio. Ambos pueden marcar una gran diferencia en tu vida; sin embargo, existe una delgada línea entre los cambios de estilo de vida saludables y las dietas como tal. El primero tiene un efecto positivo en tu vida y bienestar general; este último a menudo puede tener un efecto negativo en el mediano/largo plazo (tal cual lo viví yo hace unos años).

 

Fuente: https://www.planetfitness.com/community/articles/beginner-workout-plan-your-first-week-gym

¿Cuál es el problema con las dietas?

Tradicionalmente, una dieta es solo una forma de comer. Sin embargo, se entiende más a menudo como una forma de perder peso a través de un plan de comidas establecido, la eliminación de ciertos grupos de alimentos como los carbohidratos o una lista de reglas sobre los alimentos que, si se siguen, significarán que perderás x cantidad de peso en x cantidad de tiempo. Dichas dietas incluyen la posibilidad de "fallar" o "hacer trampa", lo que puede generar sentimientos de vergüenza y culpa.

Uno de los problemas con la dieta y la cultura de dieta es que el énfasis en perder peso es en un corto período de tiempo, lo que requiere una gran reducción en la ingesta de energía (ósea la comida), lo cual es insostenible a largo plazo, ya que el cuerpo comienza a compensar una pérdida de peso considerable. Esto significa que, en algún momento, es probable que te sientas demasiado hambriento, infeliz o restringido para continuar con la dieta y volver a los patrones de alimentación que tenías antes de comenzar. Para la mayoría de las personas, esto conduce a recuperar no solo el peso perdido, sino aún más. Psicológicamente, las reglas y el enfoque limitado de estas dietas pueden conducir a patrones de alimentación desordenados (como en el video que les mostré la semana pasada en mi Instagram @lachavasaludablehealthcoach).

El otro problema con las dietas es que a menudo minimizan o incluso contradicen consejos simples y efectivos para controlar el peso

 

  • Prioriza las frutas y verduras en tus comidas
  • Incluye alimentos ricos en fibra como cereales integrales, frijoles y lentejas.
  • Mantente hidratado
  • Limita la ingesta de alcohol
  • Evita comer muchos alimentos con alto contenido de grasas saturadas, sal y / o azúcar (galletas, pasteles, patatas fritas, etc.)
  • Duerme más para ayudar a administrar mejor los niveles de energía y hambre

El caso es que a pesar de su marketing, se supone que las dietas que hacen que las empresas ganen mucho dinero no funcionen a largo plazo. Si lo fueran, la gente solo necesitaría hacerlo una vez, lo que daría lugar a un modelo de negocio deficiente, estas no son un cambio de estilo de vida real porque son demasiado difíciles de seguir de por vida. No puedes contar calorías en la casa de un amigo, ¿así que nunca más vas? Eliminar los carbohidratos (a menos que te lo recomiende un médico) podría conducir a una reducción de la ingesta de fibra y problemas relacionados con la salud intestinal y la microbiota, entonces, ¿una dieta baja en carbohidratos es realmente un cambio saludable?

  • Si un 'cambio de estilo de vida saludable' viene con reglas sobre qué, cuándo o cuánto comer, cuántas calorías tienes que 'quemar' o una forma de comer que no puedes seguir para siempre, probablemente sea una DIETA ENMASCARADA.

Consejos para cambios saludables en el estilo de vida 

Si estás buscando perder peso o estar mas saludable, la mejor manera no es 'ponerse a dieta', sino concentrarse en pequeños cambios que puedas implementar de manera consistente en la rutina diaria. Aquí hay algunos consejos para cambios saludables en el estilo de vida que no son una cultura de la dieta disfrazada y son excelentes para incluir independientemente de si la pérdida de peso es o no un objetivo. 

  • Elabora una lista de lo que puedes agregara tus comidas y snacks fuera de casa , en lugar de pedir todo a domicilio. Por ejemplo, puedes pedir almuerzo con los de tu oficina, pero llevar una porción extra de verduras o frijoles, lentejas para agregar fibra y/o grasas buenas.
  • Escoge alimentos que disfrutes, experimenta con sabores y recetas y saborea el sabor de sus comidas para hacerlas más deliciosas. Comer de manera más consciente puede mejorar la digestión, hacer que te sientas más lleno durante más tiempo y ayudarte a controlar el tamaño de las porciones de manera más intuitiva.
  • Lo mismo ocurre con el ejercicio: ¡no empieces a correr si lo odias! Escoge una actividad que disfrutes y estes dispuest@ hacer con regularidad. Si el presupuesto es un problema, hay muchas clases en línea gratuitas o menos costosas, u opciones que son gratuitas después de un gasto inicial, como patinar y andar en bicicleta.
  • Muévete más a lo largo del día. Se trata más de movimientos generales, como caminar, para no estar sentado durante largos períodos de tiempo, y menos de actividades de ejercicio enfocadas. Considera bajarte unas cuadras antes de casa, caminar, tomar las escaleras o ir al trabajo en bicicleta, también puedes incluir una caminata de 10 minutos en tu hora de almuerzo. ¡Cada movimiento cuenta!
  • Establece una hora de acostarte más temprano para descansar más, con una rutina nocturna que limite la exposición a la luz y las pantallas.
  • Considera formas de manejar el estrés de manera más efectiva cada día, en lugar de cuando ya sientas de cerca del agotamiento. Cualquier cosa que cuente como 'tiempo para mí' puede ayudar, así como el mindfulness, la meditación o el tapping.
  • Para crear cambios duraderos, has que tus objetivos sean incrementales: comienza con algo pequeño y realiza un seguimiento del progreso. Concéntrate en objetivos que no tengan nada que ver con el número en la balanza, como tu progresión con pesas en el gimnasio, o cuántas veces en una semana lograste dormir ocho horas.

Mis amores recuerden que lo importante es la constancia y adherencia en el tiempo, eso es lo que trae cambios verdaderos y duraderos, no lo que hagas en 21 días o menos (como los típicos retos).

Cuéntame en los comentarios como te pareció!

 

2 comentarios

  • Execelente información, gracias por tomarte el tiempo de darnos tan bonita información

    Sooner
  • Súper mi Caro!

    Jessica M

Dejar un comentario