La alimentación: tu mejor defensa

Con las más recientes noticias sobre la posible llegada del coronavirus al país, más de uno está corriendo a droguerías y supermercados a comprar suplementos, geles anti bacteriales, jabones y otros, pero ¿qué pasaría si les dijera que la primera medicina de la humanidad fue la alimentación?

Cada alimento que consumimos genera una cascada de reacciones en el cuerpo, algunas positivas y otras negativas. No es lo mismo comerse medio aguacate que un par de galletas de chocolate así ambas tengan la misma cantidad de calorías -en otro artículo escribiré sobre este tema-. Cada alimento le transmite información al cuerpo para que lleve a cabo sus funciones: reparar y crear tejidos, dar energía, producir hormonas, eliminar toxinas entre otras; por eso al garantizarle variedad de nutrientes, antioxidantes, vitaminas y minerales es posible ayudarlo a fortalecer el sistema inmune, encargado de prevenir y saber cómo responder o actuar frente muchos virus.

Estos nutrientes puntuales te ayudarían a fortalecer tu sistema inmune:

  • Vitamina C: es una vitamina esencial, fortalece el sistema inmune, ayudaría a prevenir enfermedades crónicas, disminuiría el riesgo de enfermedad coronaria, ayuda a la absorción del hierro y es clave en la producción de colágeno, por eso se le atribuyen propiedades “anti envejecimiento”.

La encontramos en: kiwi, pimentón, naranja, brócoli, fresa, papaya, piña, toronja, mango, tomates y espinacas.

  • Zinc: Es un mineral que se encuentra en garbanzos, chocolate oscuro, semillas de girasol, nueces, huevos, carne, pollo, champiñones.
  • Vitamina D: el mas importante es la exposición solar diaria. En los alimentos lo encontramos al consumir pescados como salmón, champiñones, yemas de huevo, quesos o hígado.
  • Cúrcuma: Hierba originaria de la India caracterizada por su color amarillo intenso y sus propiedades anti inflamatorias, antivirales y anti cancerígenas. Es un potente antioxidante. Se puede tomar en te, en la famosa preparación llamada “leche dorada” o incorporándolo en las comidas diarias.
  • Omega 3: Aceite esencial que ayuda a disminuir la inflamación, preserva la función cerebral y tendría propiedades anti cancerígenas. Se encuentra en pescados como el salmón, sardinas, camarones, semillas de chia, linaza, algas y nueces.
  • Orégano: conocido por su uso en la cocción de platos, especialmente los italianos. Es alto en antioxidantes y tiene propiedades anti bacteriales y anti virales. Lo ideal sería usar una forma concentrada como el aceite puro, pero si no es el caso, se pueden preparar infusiones o agregar más a las comidas.
  • Jengibre: ampliamente conocido y usado por sus propiedades anti inflamatorias y antioxidantes, queda riquísimo en te, en sopas o con pescados.
  • Por último, me gustaría contarles sobre el sauco, es un árbol que se ve mucho por la sabana de Bogotá y cuyo fruto tiene muchas propiedades medicinales. Se toma especialmente en forma de jarabe por su gran contenido de antioxidantes y porque ayuda a tratar gripas y resfriados.

 El sistema inmune es nuestro escudo protector y no solo debemos darle los nutrientes que necesita cuando exista peligro de algún contagio; es fundamental que día a día le demos la nutrición que necesita para poder defendernos de tantos agresores externos existentes hoy en día. El ideal es que consumamos mínimo 7 porciones de vegetales y frutas al día y que comamos más de lo que se produce en la tierra y menos en las fábricas. Bien lo decía el filoso Hipócrates hace más de 25 siglos: “que la medicina sea tu alimento y tu alimento sea la medicina” o como digo yo: “convierte tu cocina en tu farmacia”. 

Dejar un comentario